☰ Menu

Marbella honra por tierra y mar a su Virgen del Carmen

Marbella ha vuelto a demostrar su devoción por la Virgen del Carmen en sus procesiones marítima y terrestre, volcándose en las calles para honrar a su Patrona. A las 18:00 horas se abrían las puertas de la Casa Hermandad y se revelaba el que ha sido uno de los secretos mejor guardados durante este año, las novedades que presentaba el trono y la imagen.

El trono estrenaba ornamentación, agregada en las esquinas y parte superior, y que se ha incluido tras la restauración acometida este año y la Virgen del Carmen se lucía estrenando pecherín. Además, la imagen fue vestida por el vestidor malagueño, Salvador Marchante.

A las puertas de la Casa Hermandad se congregaban los primeros fieles, que han acompañado a la Reina de los Mares en su camino al Puerto Pesquero para embarcarla. Una vez más, sus hombres de trono ponían todo su sentimiento para la que es una de las maniobras más difíciles, su entrada en el barco, cogida a pulso mientras sus portadores se van turnando para bajar a la embarcación y ponerla a resguardo.

Una vez hecha la maniobra, la embarcación con la Virgen del Carmen ha puesto rumbo a Puerto Banús entre embarcaciones de todo tipo que se arremolinaban a su alrededor para realizarles su ofrenda y arroparla entre vítores de viva y guapa.

Tras su paso por el mítico enclave marbellí comenzaba la vuelta para llegar al Puerto Deportivo, no sin antes recordar a los desaparecidos en el mar. Durante el regreso, a la señal de aviso del Director de Maniobras, se detuvieron las embarcaciones participantes y se realizó la ofrenda tras un breve recuerdo con sus palabras del párroco de la Encarnación, don José López Solórzano.

La Virgen del Carmen y su cortejo se dirigían al Puerto Deportivo, aunque la baja marea complicó la entrada del barco que llevaba la Virgen teniendo que transbordar a parte del pasaje a otro barco para que rebajase su peso y pudiese entrar sin problemas al enclave portuario donde, de nuevo, se congregaban numerosos fieles para mostrar de nuevo el fervor de Marbella por la Patrona de la ciudad.

Desde allí partiría la procesión terrestre, que este año cambió su recorrido. Tras partir por el Paseo Marítimo, el cortejo subió por Miguel Cano hasta Ramón y Cajal girando por Huerta Chica, donde tuvo lugar la primera petalada. Desde allí continuó por calle Peral, Plaza Puente Ronda, Virgen de los Dolores y Ortiz de Molinillo antes de enfilar la vuelta a su templo por calle Carmen y entrar a una abarrotada Plaza De la Iglesia, donde una vez más, sus fieles se congregaban para despedir a la Patrona de Marbella y vivir uno de los momentos más bonitos de la procesión terrestre con la petalada desde la torre del Castillo.

La Virgen del Carmen entraba a la Encarnación bajo los acordes del órgano y antes de que la iglesia rompiese en aplausos para despedirla hasta el próximo año, una Salve ponía punto y final a la procesión.