☰ Menu
Cultura Marbella
03-03-2019

La UMA realizará un estudio de la Torre Vigía de El Ancón para determinar las actuaciones necesarias para su recuperación y puesta en valor

La Escuela Técnica Superior de Arquitectura de la Universidad de Málaga será la responsable de realizar un estudio para puesta en valor de la Torre Vigía de El Ancón y su entorno, según ha informado la delegación municipal de Cultura de Enseñanza.

El objetivo de este trabajo es determinar las actuaciones necesarias para su recuperación y puesta en valor, se determinará “el estado en el que se encuentra” y se valorarán “las actuaciones que se requieren”, explicó la directora general de Cultura en Marbella, Carmen Díaz.

Declarada Bien de Interés Cultural (BIC), es la única de las seis torres almenaras y vigías con las que cuenta el municipio “en la que nunca se han llevado actuaciones de conservación ni restauración”. “Se encuentra en un estado de deterioro evidente, a lo que hay que sumar un entorno muy degradado por la presencia de un bosque de eucaliptos que impide su correcta contemplación y causa diversos problemas de conservación y mantenimiento”, ha subrayado.

“Cuando contemos con este análisis será el momento de plantear la recuperación del bien y proponer una reflexión sobre el uso conjunto del sistema defensivo costero como recurso cultural, educativo y turístico”, ha señalado Díaz, al tiempo que ha apuntado a que, de manera paralela, el proyecto para la futura creación de un Museo de la Historia de la Ciudad “será un importante foco de atracción de visitantes y una invitación para conocer la diversidad que caracteriza el pasado de nuestra ciudad a través, por ejemplo, de la ruta romana de Marbella, el Castillo, el centro histórico, el Trapiche de Guadiaza y del Prado y la ruta de las torres defensivas costeras”.

El estudio de la Torre Vigía de El Ancón será dirigido por Luis José García Pulido, profesor-investigador del Departamento de Arte y Arquitectura, e incluye toma de datos gráficos y el levantamiento sobre lesiones, análisis de documentación existente, realización de ensayos ‘in situ’ no destructivos, análisis, evaluación y diagnóstico del estado actual y elaboración de conclusiones. Díaz ha incidido en que los trabajados se ajustarán a los criterios de la Ley de Patrimonio Histórico de Andalucía, “como paso previo imprescindible para poder proponer la correcta restauración del bien y poder así trasmitir a la sociedad los valores que atesora”. “Se podrán incentivar sus potencialidades como recurso cultural y fomentar su difusión y conocimiento”, ha apuntado.