☰ Menu
Deportes Marbella
17-03-2019

Dura derrota del CB Marbella en el Serrano Lima ante el Enerdrink UDEA Algeciras (50-63)

Dura derrota del CB Marbella en el Pabellón Antonio Serrano Lima, que cayó por 50-63 ante Enerdrink UDEA Algeciras en un encuentro en el que los visitantes dominaron de principio a final. Los azulones, más que desacertados en el tiro, sucumbieron al empuje y físico de su rival, que basaron su juego ofensivo en la anotación de Miki Ortega, Jabary Newby y un gran Andrew Kelly.

Si la derrota ya era dolorosa de por sí, ante un rival directo que ya le aventaja en una victoria, la lesión de Juanpe Jiménez, que reaparecía tras tres semanas fuera de las pistas, abría más la herida del CB Marbella. A pesar de dejar a UDEA en 63 puntos -la anotación más baja de la temporada-, el cortocircuito en el lanzamiento fue más que evidente en el cuadro de Francis Tomé, que tan solo anotaba un 16% en tiro de tres puntos (5/31) y no llegaba ni al 50% en tiros de dos (13/29).

Tras una primera parte de idas y venidas entre ambos equipos, era Algeciras quien tiraba de músculo y acierto en el primer momento en el que el CB Marbella se podía por delante con un triple de Ferni Ferruz (31-30) al inicio del tercer periodo. Miki Ortega, en dos ocasiones y con sendas penetraciones, y un extramotivado Newby, condenaron a los locales a tener que pedir tiempo muerto para empezar a pensar en la remontada, ya que el marcador comenzaba a ser abultado (31-40) y no se veía reacción alguna. Así, los más de 600 aficionados que había en el Serrano Lima le ponían aún más interés al encuentro. Tanto los 200 aficionados algecireños, como la parroquia marbellí, disfrutaban del juego de ambos conjuntos. Se ponía la cosa nuevamente interesante con dos robos de balón del CB Marbella, que no conseguía anotar para acabar el tercer acto con un pobre 32-47 en contra.

Tocaba la heroica, pero la cosa estaba complicada y el panorama no invitaba a pensar en que se podía. Sin Juanpe, lesionado, con Bruno Diatta muy bien vigilado y sin recibir balones -anotó solamente 2 puntos en todo el partido, con un 1/3 en tiros-, y con el tiro exterior sin pólvora, UDEA solo tuvo que matar el partido a base de calma, agotando posesiones y llevando al límite defensivo al decano, que finalmente terminaba de tirar la toalla cayendo por 50-63 en un escenario del que la gente se marchó con la sensación de que se jugó mal y se pudo hacer algo más.