La candidata experimental de Ciudadanos deja patente su desconocimiento político de Marbella | Marbella Directo

La candidata experimental de Ciudadanos deja patente su desconocimiento político de Marbella

La candidata experimental de Ciudadanos deja patente su desconocimiento político de Marbella

La candidata de Ciudadanos, María García, quien desde que se conociese que sería la cabeza de lista al Ayuntamiento de Marbella no se ha prodigado en apariciones por la ciudad sino hasta que no ha empezado la campaña electoral -hasta entonces solo se la vio yendo a votar en las Elecciones Generales-, ha dejado patente el motivo por el que la formación naranja no quería mostrarla en exceso, y no es otro que, su desconocimiento sobre política local. Su falta de referencia a problemas específicos -respecto a las necesidades de Marbella sólo se acordó del PGOU más allá de referencias generalistas-, se sumó su patinazo en la historia reciente de la ciudad, haciendo alusión a que la honradez en Marbella se había perdido “hace dieciséis años”, momento en el que la formación GIL sacó su última mayoría absoluta en la ciudad -obviando así todos los años de corrupción y marcando una fecha para nada trascendente en la recuperación de la senda democrática en la ciudad-, fueron algunas de las muestras de que Marbella en su vida es algo ajeno.

Algo que terminó de certificar con la pegada de carteles en San Pedro, donde se obvió cualquier mención específica a este núcleo poblacional, con el lema ‘¡Vamos! Marbella’, hecho cuestionado en las redes y que no puede entenderse como una cuestión de principios por reconocer al municipio bajo la misma denominación, sino más bien como un olvido de una formación a la que San Pedro parece quedarle lejos. De no ser así, no se esmerarían en poner en cada comunicación del partido la alusión a “Marbella y San Pedro”.

La falta de manejo en la política marbellí, se mostró ya en su primer discurso, la tarde en la que empezaba la campaña, cuando la candidata experimental de Ciudadanos-apostando por un nombre como hubiese podido ser cualquier otro para tratar de sacar votos gracias a las siglas- se dedicó a leer un discurso en el que se esmeró en exceso en mostrar su vinculación con Marbella, mostrando así como quería dar explicaciones ante una de las críticas recibidas por la candidata.

Tras muchos rumores, Ciudadanos dio a conocer su lista electoral horas antes de que se cerrase el plazo. La decisión de situar a la antequerana, María García, no estuvo exenta de polémica, en primer lugar, por la forma de proceder elegida para instituirla como candidata y para relegar al ostracismo a la anterior directiva, desde la que pronto llegaron las críticas, encabezadas por su ex coordinador general, Francisco Gómez.

Desde el primer momento, la formación naranja trató de mostrar la vinculación de García con Marbella, pero solo basta con mirar a su candidatura y la opinión pública generada como número tres al Congreso de los Diputados por la provincia de Málaga para apreciar como poca trascendencia tenía la ciudad en su desarrollo vital, de hecho, las alusiones eran nimias.

El exceso de celo puesto por la formación -que ha dejado patente que en Marbella solo quiere tirar de marca obviando a personas que formando parte de Ciudadanos no han sido tenidas en cuenta para encabezar la candidatura- en mostrar a su candidata como una marbellí de adopción se sigue mostrando en la comunicación del partido, lo que no hace sino más evidente las carencias de su candidata.

publicidad