El Industriales de Madrid acaba con la imbatibilidad del Trocadero Marbella en la quinta jornada (24-38) | Marbella Directo

El Industriales de Madrid acaba con la imbatibilidad del Trocadero Marbella en la quinta jornada (24-38)

2018-10-22 10:04:00
El Industriales de Madrid acaba con la imbatibilidad del Trocadero Marbella en la quinta jornada (24-38)

Primera derrota de la temporada, del primer equipo del Trocadero Marbella, ante la visita del Industriales de Madrid. Un partido tenso y por momentos duro, que los visitantes supieron gestionar mejor que los marbellíes, que no supieron aguantar la presión y fueron víctimas de su propio nerviosismo.

El partido comenzó con los rivales lanzados y arrinconando en su campo a los costasoleños, que a duras penas podían frenar las acometidas rivales, si no era por medio de infracciones. Fruto de ello, fue la consecución de dos conversiones de penales, que les permitía cobrar la ventaja inicial de 0 a 6. Además, a los pocos minutos del inicio del encuentro el apertura marbellero Rob Springall, tuvo que salirse del partido, por una recaída de una lesión muscular. La diferencia pronto se vio minimizada por la consecución del ensayo de “Roro” Stuven y la transformación de “Lupi” Rinero. Una ventaja local que, se vio aumentada con otro ensayo. Esta vez del joven canterano Tomas Vitis que, intercepto un pase y corrió medio campo, para lograr el segundo ensayo marbellí y Rinero, su segunda transformación, 14 a 6. Aunque los locales dominaban las melés, los visitantes dominaban los saques de banda y eran mucho más incisivos en el juego abierto, ante una débil defensa local, que les permitió anotar dos ensayos (uno transformado), antes de llegar al descanso. Entre medias, Rinero acertaba con la conversión de un penal y permitir a su equipo, llegar al entretiempo con una mínima desventaja de 17 a 18.

En la segunda parte, hubo un mayor dominio por parte de los de casa, al menos hasta los últimos quince minutos. La superioridad que tenían en la melé los jugadores del “Puma” Rodríguez, les permitió arrinconar a los madrileños en su 22, durante muchos minutos. Se logró un tercer ensayo por medio del destacado canterano Tomás Mallman, cuya transformación también acertaba a logra “Lupi” (24 a 18). Era cuestión de tiempo, que lo más lógico era que llegara el cuarto ensayo marbellí y llegó el empaté, con la conversión de un penal, en una de las pocas jugadas, en las que habían entrado en campo contrario, en lo que se llevaba de segunda parte. Pero a algo más de un cuarto de hora para el final, en una de las tantas melés en las que los locales arrollaron a su rival y con penal a favor, llego la jugada tonta del partido, cuando uno de los costasoleños contestó una agresión previa de un contrario, a un compañero suyo y que acabaría con su expulsión directa. En inferioridad numérica, los visitantes se vinieron arriba y fueron a por el partido. Muy bien guiados por su apertura, los madrileños se pusieron arriba, con un ensayo transformado, 24 a 31. Todavía quedaba tiempo para que los locales pudieran, al menos empatar el partido con otro ensayo transformado. Pero muy mermados físicamente y aún más, psicológicamente (no supieron evitar y controlar las constantes provocaciones y el juego duro, al límite del reglamento, del rival), llego el jarro de agua fría, encajando un cuarto ensayo, que les impedía cualquier posibilidad de remontada y propiciaba al rival, un punto bonus ofensivo.

José Luis Rodríguez “Puma” comentó: “Estuvimos muy bien en algunas facetas del juego. Posiblemente, en otras, fuimos superados totalmente. Pasamos de un partido controlado a perder un partido por nuestras propias indisciplinas. El equipo de Industriales planteó un partido mucho más duro que el nuestro. Esta temporada es la primera vez que nos pasa y tenemos que, aprender también de estos partidos. En Rugby, al igual que en otros deportes, muchas veces es necesario perder para aprender a ganar”.

Ahora, solo cabe entrenar y trabajar más duro. La próxima jornada, toca visitar al colista. Que, a buen seguro, querrá abrir su casillero de victorias, a costa de los marbelleros.

publicidad