El CB Marbella tumba al líder CB Cazorla en una demostración de coraje y corazón (86-79) | Marbella Directo

El CB Marbella tumba al líder CB Cazorla en una demostración de coraje y corazón (86-79)

2018-01-14 18:34:00
El CB Marbella tumba al líder CB Cazorla en una demostración de coraje y corazón (86-79)

Partido de los que hacen afición en el Serrano Lima de Marbella entre el CB Marbella La Cañada y el CB Cazorla entre dos de los mejores equipos de la competición. Por resultados y por hechos, porque el encuentro entre ambos conjuntos fue espectacular. Como las grandes partidas, no se decidió hasta el último periodo la victoria azulona, que tuvo que remontar una salida en tromba de los jiennenses en el primer periodo para ponerle la puntilla en los últimos diez minutos (86-79).

El inicio del partido dejaba claro que aunque la segunda vuelta de la competición no ha hecho más que comenzar, lo que había en juego en la pista era mucho más importante de lo que muchos podían esperar. Era Richi Guillén quien anotaba el primer triple del partido, que encontraba una soberbia respuesta del CB Cazorla, con Jalen Riley a los mandos, con un parcial de 0-9. Las cosas no iban a ser fáciles para ninguno de los dos equipos, a pesar de que las primeras ventajas favorecían a los visitantes (5-13). Era Richi Guillén quien oxigenaba al equipo marbellí, quien con Ferni Ferruz en la dirección sobrevivía al empuje de un acertadísimo CB Cazorla. A duras penas, y con rachas positivas en ataque, el CB Marbella se iba al final del primer cuarto perdiendo 24-29 a pesar de que Juanpe Jiménez llegó a igualar el partido.

La tensión se mascaba en cada balón que estaba en el aire y la cosa no estaba para perderse ni un minuto. La salida a la pista de Pape Sow catapultó a un conjunto local que empezó a dominar el rebote con el ‘6’ como actor principal. Palmeaba Richi Guillén un tiro del de Senegal que se salió por poco y en la siguiente jugada, Sow se marcaba un mate que daba una ligera ventaja al equipo de Tomé (36-29), que empezaba a creerse de una vez que la victoria era posible. El talento ofensivo de Riley y el buen hacer de Romera bajo el aro metía de nuevo en el encuentro a Cazorla (38-35), que tirando muy bien desde fuera de la línea de tres conseguía, de nuevo, una leve renta al descanso (46-49).

Las mejores batallas son para los mejores guerreros, y el CB Marbella estaba seguro de salir victorioso de la guerra. Con una confianza extrema salieron los azulones tras el descanso, donde Evan Maxwell decidió ponerse la capa de superhéroe y se marcó unos minutos para destacar. Rebotes, asistencias y puntos para un jugador que ponía las cartas sobre la mesa y daba un aliciente al partido con seis puntos casi consecutivos. Eso y el trabajo de Pape Sow dejaban la cosa en 59-55 en el ecuador del tercer periodo. Aparecía la mano de Lucas Hausman y sobretodo, un incombustible Ale Romero. El malagueño tuvo una presencia destacada en los casi quince minutos que estuvo en pista y aportó energía, rebotes y mucho descaro, para que su equipo volviese a distanciarse en el marcador y seguir creyendo en que tumbar al líder era posible (72-63).

Así, los últimos diez minutos se iban a convertir en definitivos para marcar el devenir del encuentro. Era CB Marbella quien daba primero, pero los de Cazorla se negaban a entregar la cuchara a pesar de que iban muy por debajo en el electrónico. Volvió a tirar

Jesús Gutiérrez del jugador quizá más talentoso de su equipo, inédito en el tercer acto prácticamente, para meter miedo en el cuerpo a una grada marbellí abarrotada. El `profe’ Richi Guillén pedía la bola desde todas las posiciones y se dedicaba a marcar el ritmo de los ataques azulones con Maxwell al lado como fiel escudero. El de Tenerife la clavaba desde su posición favorita de cero grados y desataba la alegría local(74-65), pero cuando parecía que todo se rompía, una técnica al banquillo local volvió a meter en el partido al CB Cazorla. La defensa iba a ser determinante y quizá Juanpe Jiménez es de los mejores en esta faceta. Se atrevió a defender a todos y cada uno de los rivales, y a base de rebotes –se llevó siete capturas- y de buen juego daba alas a su equipo. Riley puso las cosas en 74-72 cuando restaba minuto y medio para el final, pero no le tembló el pulso a Maxwell para anotar por un lado un tiro definitivo, y a Richi Guillén menos todavía para clavarla a la siguiente y poner el 78-72 que dictaba sentencia. Así, y tras un carrusel de tiros libres, se beneficiaba el CB Marbella de anotar desde la personal, no dando muchas más opciones al un CB Cazorla que, como premio menos, se lleva el average de una pista que sigue inexpugnable para los rivales. Ganó el CB Marbella 86 a 79, dando un golpe en la mesa en el Grupo D de Liga EBA tumbando al todopoderoso CB Cazorla.

publicidad