“Pablo amaba Marbella y por eso sé, que aunque yo esté recogiendo este galardón, él lo lleva en su corazón” | Marbella Directo

“Pablo amaba Marbella y por eso sé, que aunque yo esté recogiendo este galardón, él lo lleva en su corazón”

El teatro ha acogido hoy el acto de Entrega de las Medallas de la Ciudad a la Asociación Aspandem, al periodista Salvador de la Peña y a Pablo Ráez

2017-02-28 14:21:00
“Pablo amaba Marbella y por eso sé, que aunque yo esté recogiendo este galardón, él lo lleva en su corazón”

Todos los galardonados han tenido palabras de recuerdo para Pablo Ráez

Emoción, homenaje y recuerdo. Con estas tres palabras podríamos definir lo que se ha vivido hoy en el teatro con motivo del acto de entrega de las Medallas de la Ciudad a la Asociación Aspandem, al periodista Salvador de la Peña y al joven marbellí Pablo Ráez. Precisamente en torno a él y su recuerdo ha girado toda la ceremonia; ni una sola de las personas que esperaban en las inmediaciones de la plaza del teatro, y los que se hallaban dentro del mismo, hna podio dejar de pensar en este joven que hizo de su lucha contra la leucemia un auténtico canto a la positividad, dejando como legado la concienciación en torno a la donación de médula.

Todos han tenido recuerdos para él y su valentía, incluido los otros dos homenajeados, De la Peña y Aspandem, que en sus discursos han tenido palabras de amor y recuerdo para el joven. “Amigo Pablo, esperaba haber compartido contigo este día en el escenario”, frase con la que empezaba su discurso el periodista Salvador de la Peña, visiblemente emocionado también con el recuerdo a su esposa María del Carmen, a la que le dedicó unas palabras, en poesía, género literario de la que era una apasionada, como él mismo ha recordado. La presidenta de Aspandem, María José Morales, también tuvo palabras para Pablo en su discurso, en el que quiso destacar el legado que el joven dejó y que hizo viral, “la donación salva vidas”.

El acto de entrega de las Medallas de la Ciudad ha comenzado con el himno de Andalucía interpretado por los alumnos del Conservatorio, ya que el evento ha coincidido también con la celebración de la fiesta de la comunidad. Presentado por el periodista Roberto Calzada, el acto se ha caracterizado por rendir un continuo homenaje a los galardonados. Un video en reconocimiento a su labor, con aportaciones de amigos, familiares y diferentes colectivos, ha precedido a la entrega de las medallas a cada uno de ellos. La Asociación Aspandem ha sido la primera en recibirlo, medalla que se ha entregado a Claudio Díaz, fundador y primer presidente de esta ONG, que cuenta con 37 años de vida, una entidad que lucha por “normalizar la vida de las personas con disparidad”, en una labor constante, que la ha convertido a lo largo de los años en una de las escuelas más reseñables de Andalucía, tal y como Morales apuntaba en su discurso.

Aplausos para despedir la entrega a Aspandem, y aplausos también para recibir a Salvador de la Peña; este periodista, flamencólogo, cofrade y muy querido en Marbella, recogía su medalla visiblemente emocionado y con palabras de agradecimiento a todos los que hoy se daban cita allí, y a los que propusieron su nombre para este galardón. “A Baldomero, que propuso mi nombre para este reconocimiento”, destacaba De la Peña, en alusión al edil del PP Baldomero León, agradecimiento que hizo extensible al resto de la Corporación Municipal por apoyar su candidatura en el Pleno en el que se dio luz verde a las Medallas de la Ciudad. Más de 40 años a sus espaldas detrás de un micrófono, han hecho que este periodista sea querido por todos, que ha recogido su premio muy emocionado, dando las gracias a su familia, hijas, nietos y yernos, y recordando a su esposa. Terminaba su discurso el locutor recordando las palabras de su amigo Francisco de Asís Fuentes, en las que le decía “ole, todo un reconocimiento y entrega a un gran profesional”.

Pero sin duda, el momento más emotivo llegaba en la entrega de la Medalla de la Ciudad, a título póstumo, a Pablo Ráez. Su hermana, en el escenario, se levantaba a recoger este reconocimiento, al que se unía el padre de ambos, Francisco Ráez, imagen que rompió en un intenso aplauso de todos los allí presentes que se prolongó durante varios minutos. “He visto sufrir a mi hermano mucho tiempo, probablemente haya sido lo peor que ha pasado en mi vida y en la de mis padres, pero también he visto a mi hermano ser un niño feliz, siempre me estaba gastando bromas a mí que soy su hermana mayor”, explicaba Esther, muy emocionada recordando a un Pablo que, transmitía con la sonrisa, algo que hemos podido revivir también todos los que nos hemos dado cita allí con el video homenaje que se ha proyectado del joven antes de la entrega de la Medalla. Y es que, tal y como la propia Esther ha destacado, hoy Pablo estaba presente, porque “yo estoy recogiendo este galardón, pero sé que Pablo lo lleva en su corazón. El amaba Marbella y ha podido ver el nuevo empedrado de la calle Lobatas, donde nosotros nos hemos criado y jugado, eso le ha hecho feliz. A él le encantaba bajar al Parque de Arroyo de la Represa a jugar, y por eso quiero dar las gracias a todos los que le quería, y a todos los que han hecho posible este reconocimiento a mi hermano”.

El alcalde, José Bernal, ha cerrado el acto, visiblemente emocionado también, intentado incluso contener las lágrimas en su discurso. “Los días felices pueden ser muy duros”, empezaba diciendo, y es que el de hoy, ha sido un acto que todos recordaremos en nuestra memoria. Ha tenido palabras el regidor para cada uno de los galardonados, reconociendo la importante labor de todos ellos han llevado a cabo en su ámbito “llevando siempre en sus genes a Marbella y San Pedro”. De Pablo ha destacado su lucha, “eres un ángel; serás eternamente parte de Marbella y Marbella de ti”. Quiso Bernal terminar su discurso con una frase que ha caracterizado la lucha de este joven que removió conciencias y consiguió un hito en la donación de médula “Siempre fuerte”.

publicidad